Proa Ocasión usa cookies para mejorar su experiencia de navegación. Conozca nuestra política de cookies o descubra cómo modificarlas aquí. [x]
Proa Ocasión Proa Ocasión Proa Ocasión Mallorca Proa Ocasión Valencia Proa Grup

PRUEBA HYUNDAI IONIQ ELÉCTRICO: KILÓMETROS BARATOS

  • Compartir:

PRUEBA HYUNDAI IONIQ ELÉCTRICO: KILÓMETROS BARATOS

Imagen principal

Nos subimos a la versión eléctrica del Hyundai IONIQ, que ya se puede comprar en nuestro mercado con un precio desde 34.600 euros.

ya está a la venta la segunda de las tres posibilidades de propulsión que ofrecerá Hyundai con el IONIQ. Tras la prueba del Hyundai IONIQ Híbrido,  que tan buen sabor de boca nos dejó, no esperábamos menos del nuevo Hyundai eléctrico, al que se unirá a principios de verano la versión híbrida enchufable. Y en la primera toma de contacto el Hyundai IONIQ eléctrico también nos ha sorprendido de forma muy positiva. Pero no adelantemos acontecimientos.

La apuesta eléctrica de Hyundai

Resulta sorprendente lo bien que están haciendo las cosas en Hyundai, una marca relativamente joven (se fundó en 1967), pero con las cosas muy claras. Tras conseguir colocarse en el “top 5” entre los mayores fabricantes de automóviles a nivel mundial, el siguiente reto es convertirse en la primera marca asiática en Europa para 2021. Y el camino para conseguirlo pasa por seguir lanzando nuevos productos, hasta 30 novedades de Hyundai veremos en los próximos cuatro años, entre nuevos modelos (entre ellos el anunciado SUV pequeño, el Hyundai Kona) o versiones mecánicas y restylings de los existentes.

Hyundai IONIQ: un eléctrico para salir de la ciudad

Entramos en materia, y lo primero que toca es un repaso a las características del Hyundai IONIQ eléctrico, que nos darán muchas pistas de por qué estamos ante un coche que puede usarse más allá de recorridos exclusivamente urbanos. Exteriormente se diferencia del IONIQ híbrido sobre todo en el frontal, ya que se elimina la parrilla delantera al no necesitar el motor eléctrico la entrada de aire para la refrigeración del radiador que sí necesitan los coches con motor de combustión. Las llantas de aleación de 16 pulgadas son de serie en todas las versiones, y se añaden anagramas identificativos y una moldura en color cobre o plata (según el color de la carrocería) bajo los paragolpes.

Bajo el capó el IONIQ eléctrico utiliza un motor de imanes permanentes que rinde una potencia máxima de 120 CV (88 kW), con un par máximo de 295 Nm. Por las características de los motores eléctricos, que entregan el par máximo desde cero, el Hyundai IONIQ puede prescindir de caja de cambios como tal, sólo hay una marcha hacia delante y la marcha atrás para maniobrar. La velocidad máxima se limita a 165 km/h, por cuestiones de autonomía. Con esta potencia y un magnífico coeficiente aerodinámico de sólo 0.24, el IONIQ superaría los 200 km/h, pero eso ya obligaría a utilizar una caja de cambios con más marchas, y además la autonomía de los coches eléctricos desciende exponencialmente con la velocidad. No es un problema; de hecho, sus rivales más directos tienen una velocidad máxima –también limitada­– menor.

Como en la versión híbrida, la batería del Hyundai IONIQ eléctrico es de polímero de iones de litio. Tiene una capacidad de 28 kWh, y con el consumo medio homologado en ciclo NEDC de 11,5 kWh/100 km da como resultado una autonomía “teórica” de 280 km. La batería, que cuenta con una garantía de 8 años o 200.000 km,  se coloca en la parte trasera bajo los asientos, lo que deja un maletero de 443 litros de capacidad, ampliables a 1.505 litros abatiendo los asientos. Es la misma capacidad que ofrece el modelo híbrido, lo que supone unos 70 más que un Nissan Leaf y 100 más que un Volkswagen e-Golf, los dos rivales más directos del IONIQ entre los coches eléctricos a la venta actualmente en nuestro mercado considerando tamaño, habitabilidad, autonomía y precio.

En cuanto a los tiempos de recarga, para quedarte en los 24 minutos de los que habla Hyundai para recargar las baterías hasta el 80 por ciento necesitarás un cargador rápido de corriente continua que sea capaz de suministrar 100 kW de potencia. Hasta que empiece a haber estaciones de recarga de este tipo no te quedará más remedio que cargar el IONIQ en casa, en un enchufe doméstico de corriente alterna, lo cual puedes hacer sin problemas gracias a la doble toma de corriente con el conector europeo que incluye el IONIQ. En este caso, utilizando un Wallbox, aprovecharás los 6,6 kW de potencia del cargador instalado a bordo en el vehículo. Con la potencia que normalmente se contrata en casa (entre 3,2 y 3,7 kW) podrías recargar el IONIQ en unas 8 horas.

En marcha con el Hyundai IONIQ eléctrico

Baterías a tope, un recorrido de 130 km por delante y toca comprobar qué tal va esta berlina eléctrica más allá del que, al menos de momento, sigue siendo el hábitat natural de los coches eléctricos, por autonomía más que otra cosa. Porque el IONIQ eléctrico demuestra que confort o prestaciones están al nivel o incluso superan a una berlina equivalente con motor de gasolina o diésel.

Hyundai IONIQ electrico

Se puede elegir entre tres modos de conducción, normal, Eco y Sport, que además admiten programación en algunas de sus características por parte del conductor. Como he mencionado antes, no hay caja de cambios como tal, y por lo tanto tampoco hay palanca, sólo es necesario seleccionar “D” o “R”. Lo que sí hay son unas levas tras el volante que permiten seleccionar entre tres niveles de retención cuando el motor eléctrico funciona como generador al levantar el pie del acelerador, desde el nivel 0, que permite la marcha a vela por inercia, hasta el nivel 3. Enseguida le coges el “truco”, hasta el punto de que a la hora de disminuir de velocidad, es muy fácil hacerlo a base de las levas y la retención del motor, ahorrándote en muchos casos tener que recurrir a los frenos, y mandando más energía recuperada a las baterías.

La capacidad de aceleración del IONIQ eléctrico es muy buena en cualquiera de los programas, pero sobre todo se nota el impulso extra en el modo Sport, en el que se ofrece la potencia y el par máximo; en los otros dos modos el par es 30 Nm inferior. En cualquier caso no hay problema para adelantar con seguridad en vías de doble sentido, para afrontar un puerto de montaña o para recuperar la velocidad de crucero si hay que levantar el pie por cualquier causa, ni siquiera con el coche cargado. Y siempre con una gran suavidad de funcionamiento y ausencia total de ruido, ni del motor ni del viento. Incluso me pareció que el ruido de rodadura de los neumáticos es más contenido que en la versión híbrida.

El cambio del eje multibrazo del IONIQ híbrido al más sencillo eje torsional en el eléctrico para hacer sitio a las baterías más grandes no supone una merma en confort o eficacia apreciable, al menos en conducción normal. Como tampoco lo son los aproximadamente 50 kg más de peso. El IONIQ eléctrico se mueve bien, con unas suspensiones que transmiten confort y una dirección a la que no le falta precisión.

¿Y el consumo? Pues “jugando” con los distintos modos de conducción y con las levas del volante para probar la respuesta del IONIQ híbrido, y en un recorrido sin apenas ciudad, sin ninguna pretensión de ser eficientes, no es difícil quedarse en torno a los 13 kWh por cada 100 km, lo que supone pasar de los 200 km de autonomía real, que no está mal para una utilización diaria, aunque una berlina como esta se merece los 300 km de autonomía real que ya es capaz de alcanzar el nuevo Renault ZOE.

Precio y equipamientos del IONIQ eléctrico

Hasta que se aprueben las posibles ayudas a la compra para coches eléctricos que contempla el Plan MOVEA, lo que permitiría rebajar el precio en 5.500 euros, el Hyundai IONIQ eléctrico parte desde los 34.600 euros para la versión con acabado Klass. Hyundai ofrece actualmente un descuento de 1.400 euros sobre este precio, condicionado a financiar la compra con la marca. Esto dejaría un Hyundai IONIQ eléctrico en 33. 200 euros, unos 5.000 euros menos que el precio de salida del VW e-Golf… y 11.000 euros más que el IONIQ híbrido con el mismo equipamiento. Seguro que ya estás pensando lo mismo que yo, en el IONIQ híbrido enchufable…

Por 3.500 euros más sobre el Klass, que ya viene completísimo, accedes al Hyundai IONIQ eléctrico con acabado Tecno, que cuesta 37.100 euros, y añade detalles de decoración exterior a base de cromados, faros delanteros y traseros LED, cargador inalámbrico para el móvil, pantalla multifunción a color en la instrumentación de 7” en vez de 4,2”, climatizador por bomba de calor y retrovisores plegables eléctricos. El IONIQ eléctrico Style cuesta 39.600 euros, aquí ya con absolutamente todo de serie, incluyendo techo solar, volante calefactable, asientos eléctricos con calefacción y ventilación, sistema de detección de presencia en el ángulo muerto y alerta de aproximación de tráfico trasero.

 

Fuente: http://www.auto10.com

Contactar con el concesionario

(*)Dato obligatorio

Ver teléfono

Quiero que me llamen

(*)Dato obligatorio